Reunidos en sesión extraordinaria, los legisladores porteños tratan el acuerdo firmado el 5 de enero por el presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, por el cual se transfieren 18 mil efectivos de la fuerza federal a la ciudad de Buenos Aires.

El presidente del bloque de legisladores porteños de PRO, Francisco Quintana, ponderó la decisión del ejecutivo nacional de traspasar la Policía Federal a la órbita de la ciudad de Buenos Aires, medida que se vota hoy en la Legislatura local, y consideró que la medida "era una deuda con los porteños que representa un gran avance en el proceso de autonomía" metropolitana.

El Convenio firmado entre el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el pasado 5 de enero, contempla el traspaso de los policías de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana (básicamente, las 54 comisarías porteñas, Infantería y Montada), la Superintendencia de Bomberos y parte de las áreas de Policía Científica y de Investigaciones (Homicidios, Robo y Hurtos, Defraudaciones y Estafas, entre otras).

"Desde el Pro siempre planteamos la necesidad de que se llevara a cabo este traspaso", señaló Quintana a Télam, en relación a la decisión del ejecutivo nacional de traspasar la Policía Federal a la órbita del ejecutivo porteño.

"Hoy celebramos que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, en conjunto con el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, haya tenido la decisión política de cumplir con una de las principales promesas de campaña", explicó el jefe de la bancada de legisladores del macrismo, que también se mostró satisfecho de lo que consideró "una deuda de muchos años con los porteños" que a su entender representará "un gran avance en el proceso de autonomía de la ciudad".

Consultado sobre como evalúa el proceso de unificación de la Policía Federal y de la Metropolitana en una sola fuerza, lo consideró "un gran desafío", que si bien deberá sortear "trámites y procesos de implementación que requerirán un tiempo administrativo", hacia adelante "las fuerzas de seguridad deberán recuperar la confianza de la gente, alcanzar mayores niveles de transparencia y una mejor capacitación y profesionalización".

"La inseguridad es una de las mayores preocupaciones de los vecinos y esta fusión permitirá una mejor coordinación de esfuerzos en pos de una estrategia integral para combatir el delito" señaló Quintana, que además explicó que los resultados de la medida "van a llevar tiempo, pero en el mediano plazo contaremos con un equipo bien entrenado, con tecnología, pero principalmente con mayor presencia en la calle".

Comentarios
Comentarios