La clausura del despacho de diputados de Máximo Kirchner cruzó a referentes de Cambiemos y el Frente para la Victoria. 

El diputado Juan Cabandié aseguró por Radio El Mundo que el escándalo desatado por la clausura del despacho es "una actitud de provocación, una tomada de pelo" del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

"Siempre hubo disputas por despachos, pero nunca vi una faja en una oficina", afirmó el nieto recuperado, quien además dijo que aspiran a "mantener diálogo" con Monzó en las próximas horas.

Acerca del rol del diputado Sergio Massa en el nuevo gobierno, Cabandié opinó: "Lo veo más como un oficialista crítico que como un opositor. El error de Massa es acudir al deseo de Macri".

En una entrevista con Fabián Doman en el programa Mañanas Argentinas, Cabandié se mostró preocupado por la ola de despidos en cargos de la función pública: "Dijeron que había ñoquis en el Estado, luego dirán lo mismo en empresas".

Por su parte, Monzó dijo: "Los espacios físicos son del Congreso no de del diputado". Consultado sobre por qué cambio la cerradura y clausuró el despacho, sostuvo: "Hago eso en todos los despachos, lamentablemente esto ocurre en todas las legislaturas". 

"Ayer me decían que se llama 'los despachos calientes', que es cuando un diputado se va y otro entra la noche anterior para quedarse con el despacho, así ha sido estos años", explicó el funcionario. "Es muy difícil recuperar" esa oficina después, agregó.

Comentarios
Comentarios