El pasado miércoles, Jonathan Calleri dejó la concentración de Boca en Cardales y no volverá a jugar en Boca. Después de muchas idas y vueltas, el delantero fue vendido a un grupo empresario en cerca de 12 millones de dólares. 

El futuro de Calleri, en tanto, está en el fútbol brasileño. Tras pasar de jugar en el Inter de Italia, luego en el Bologna, ahora el jugador está más cerca del Atlético de Mineiro o el San Pablo. 

El primer equipo lo quería desde un principio, mientras que el San Pablo, con la llegada del Patón Bauza, también empezó a realizar gestiones por el jugador. 

Mientras tanto, el jugador se encuentra intranquilo por la situación que le toca vivir, y hasta en los últimos días tuvo encontronazos con un usuario de Twitter y, a otro, ante la consulta de dónde iba a jugar, le contestó con humor: "Ni yo sé". 

Comentarios
Comentarios