Adrienne Koleszar tiene 31 años y es una agente de policía que trabaja en Dresden, Alemania.

Pero no sólo se dedica a perseguir malechores, sino que tiene como hobbie subir fotos suyas a su cuenta de Instagram. Esas imágenes enloquecen a sus casi cien mil seguidores.

Comentarios
Comentarios