La producción de animales en el país continúa enfrentando alza de costos que terminan atentando contra su competitividad. Si se lo compara a la par del IPC (Índice de Precios al Consumidor), no es un número muy alto (en 11 meses alcanzo una suba de 22,4%), sin embargo los costos siempre fueron en aumento.

En el mes de abril pasado, la suba fue un de 7%, según se destaca en el Índice de Costos de Producción Pecuaria (ICPP), indicador desarrollado en forma conjunta por Ieral de Fundación Mediterránea y Mercosur.

El crecimiento se da con una variación del 0,6% mensual en promedio, contemplando rubros como alimentación, nutrición, reproducción, sanidad o mano de obra.

Se especifica que el índice incluye los principales costos que deben afrontar los productores para producir bovinos, porcinos, aves, leche cruda y huevos, aunque el indicador no incluye impuestos ni amortizaciones de instalaciones fijas u otros rubros como intereses de deuda. 

"La dinámica de los precios que enfrenta el consumidor puede diferir de los que obtiene el productor como consecuencia de los eslabonamientos que existen en la cadena comercial. Por esto resulta pertinente considerar un índice que refleje los precios que percibe el productor pecuario, ponderando los precios de los principales productos de acuerdo a su importancia económica", explica el informe.

Según destaca el estudio, el Índice de Precios a Productor Pecuario (IPPP) mostró un alza del 18,3% en el período analizado, con una variación que se diferenció según el tipo de producción: esta fue menor en los precios de la hacienda bovina (11%) y de los huevos (-1%), mientras que se produjeron incrementos superiores al 30% en el sector de la leche cruda y el pollo. 

"Es importante señalar que entre enero y abril de este año subieron fuerte los precios de la hacienda y el pollo, haciendo crecer al índice un 15,2%, en claro contraste con la suba del 2,7% que tuvo lugar en los ocho meses previos", destacó el informe. 

En el análisis se puede observar un comportamiento dispar en el nivel de suba de costos. En el período analizado, se destaca por ejemplo, la baja de precios en el rubro Alimentos (-2,3%), relacionado con la estabilización e incluso reducción en los valores de mercado de algunos componentes claves de la dieta animal (como el grano de maíz y harina de soja). En tanto, los productos de Nutrición sí mostraron una suba interanual más parecida a la de la inflación, ya que estuvieron en el orden del 16,6%, mientras que los destinados a la reproducción y sanidad, fue de un 17,9%. 

En este último rubro (Sanidad), se observó una mayor variabilidad entre los sub-rubros. Por ejemplo, los antibióticos tuvieron una suba del 15%, similar a los antiparasitarios (17%), vacunas (21%), sedantes y analgésicos (23%). En el resto de los costos considerados, el crecimiento fue de un 34,2%, destacándose la mano de obra directa (39,2%).

Comentarios
Comentarios