El Banco Central bajó este martes medio punto porcentual la tasa de interés de las letras a 35 días, que de esta manera se ubicó en el 37,5 por ciento anual.

De acuerdo con el análisis de la autoridad monetaria, hay "diversas fuentes oficiales y privadas" que dieron cuenta de una baja de la "inflación subyacente" (sin precios regulados) en abril respecto a marzo.

No obstante, el BCRA recomendó "prudencia" ya que "a pesar del descenso de la inflación subyacente" en mayo "la suba del precio de los combustibles incidirá en la tasa de inflación".

El BCRA inició en marzo una recorrido de suba en las tasas de interés, que el 1 de ese mes se elevó al 37 por ciento y desde el 8 de marzo hasta el 26 de abril estuvo ininterrumpidamente en el 38 por ciento.

El alto interés fue motivo de críticas de economistas y empresarios, por entender que entorpecía el impulso de las actividades productivas y comerciales, en razón de que ninguna ofrecía una rentabilidad tan elevada como el que daba las Lebacs.

De todos modos, el presidente del Central, Federico Sturzenegger, justificó el nivel de las tasas de interés por la alta inflación de los últimos meses y advirtió que sólo se generaría un descenso importante de las tasas una vez que se perciba una baja sostenida en la inflación.

Al respecto, en las últimas semanas el Banco Central comenzó a diferenciar en sus informes a la inflación general de la que denomina "core inflaction" o "inflación subyacente", esto es excluyendo a los precios regulados (básicamente servicios públicos) y a los sujetos a variaciones estacionales de importancia.

En ese sentido, este martes el BCRA señaló que "aunque se espera que la inflación de abril de la Ciudad de Buenos Aires sea elevada por la incidencia de los precios de los servicios públicos", hubo "diversas fuentes oficiales y privadas" que la entidad sigue semanalmente y que "muestran una baja en la inflación subyacente de abril respecto de marzo".

"Por lo tanto, este martes, la autoridad monetaria decidió reducir la tasa de corte de LEBACs de 35 días a 37,5 por ciento y dejó inalterado su corredor de tasas de pases activos y pasivos a uno y siete días", indicó.

No obstante, señaló que "a pesar del descenso de la inflación subyacente la situación sigue recomendando prudencia", ya que "por ejemplo, en el mes de mayo la suba del precio de los combustibles incidirá en la tasa de inflación".

"El balance de estos factores induce al BCRA a mantener el actual sesgo contractivo de su política monetaria", argumentó.

El efecto monetario de la licitación de LEBACs fue contractivo en 201 millones de pesos, que se suma a una absorción por operaciones en el mercado secundario durante la última semana de 4.165 millones, para un efecto contractivo total de 4.366 millones de pesos.

Las propuestas alcanzaron un nivel de 67.108 millones de pesos, adjudicándose 63.846 millones, lo que implica la renovación total del vencimiento que era de 59.986 millones y una suba en el stock en circulación por 3.860 millones, generando una contracción de la base monetaria de 201 millones de pesos.

Las tasas de corte se ubicaron en 37,5, 35,75, 34, 31,5, 31,5, 30,75 y 31,25 por ciento para los plazos de 35, 63, 98, 119, 147, 203 y 252 días, respectivamente.

Comentarios
Comentarios