Con el objetivo de esclarecer las operaciones bancarias y terminar poco a poco con el problema de corrupción en Argentina, a partir de este viernes entrará en vigencia la resolución 30/2017 de la Unidad de Información Financiera (UIF) que establece que todos los bancos deberán reportar las operaciones consideradas "sospechosas" de cuentas públicas. De esta manera, se tendrá el mismo criterio con el dinero del Estado como en transacciones privadas. 

Ver además: La inflación de agosto fue de 1,4%: acumula 15,4% en el año

Para hacer posible esta nueva medida, la UIF dialogó con el Banco Central y todas las entidades que giran entorno a los bancos, acordando que su implementación será progresiva y que terminará aplicándose en su totalidad en 2018. En relación a este cambio, Mariano Federici, titular de la UIF, explicó: "Ya tenemos en producción las reformas del sistema de valores, seguros, fideicomisos, tarjetas de crédito y cooperativas, que esperamos tener lista antes de fin de año. El año que viene vamos a empezar a abordar las reformas a los reglamentos de los actores no financieros, escribanos, contadores, auditores, casinos, comerciantes de piedras y metales preciosos, concesionarias de automóviles y otro tipo de actividades de la economía real". 

Otro dato a tener en cuenta es que la reforma en el sistema también contempla variaciones al momento de considerar sospechosa una operación: ahora se planteará sobre un "enfoque basado en riesgos". En ese sentido, las entidades deberán evaluar a sus clientes, una vez por año, para categorizarlos según su perfil. 

Ver tambiénNuevo préstamo del BID para financiar obras de infraestructura

Comentarios
Comentarios