Argentino de Rosario y Juventud Unida jugaron el partido de cuartos de final por el reducido que le dará el ascenso a la C a un equipo. Juventud Unida se llevó el partido 1 a 0 pero al finalizar el encuentro los jugadores de Argentino de Rosario atacaron a sus rivales ya que consideraron que hubo una provocación y se desató una verdadera batalla campal, motivada por algunos espectadores que arrojaban objetos al campo de juego.

El referí Juan Pafundi expulsó a cuatro integrantes del conjunto rosarino y a Sebastián Sánchez en el de San Miguel, este habría sido quien se burló de los jugadores locales. Además incluyó varios nombres más en su informe. 

Juventud Unida es semifinalista y fue un justo ganador pero el violento hecho opacó la fiesta de obtener su primer triunfo en canchas rosarinas. 

Comentarios
Comentarios