Las botineras se sometieron a una competencia para determinar quién era la más bella. Así, por primera vez en las ocho ediciones que se entregó el Balón Rosa, fue una inglesa la que obtuvo el premio. 

Se trata de Sam Cooke, la esposa del defensor del Manchester United, Christopher Smalling, quien se impuso con holgura en el voto popular y sacó 25 puntos. En el segundo puesto quedó Ludivine Kadri, la mujer de Sagna (Manchester City). El tercer puesto fue para Federica Nargi, la novia de Matri (Lazio).

Fuera del podio quedaron Ann Kathrin, la mujer de Gotze (Dortmund) y el quinto puesto fue para Helen Flanagan, la pareja de Sinclair (Celtic), siempre según el público.
 

 

 

 

 

 

Comentarios