Fue impensado el final de la pelea entre los canadienses Adam Braidwood y Tim Hague, Braidwood terminó noqueando a Hague quien durante la pelea fue derribado cinco veces en dos rounds, en el segundo cayó muy mal sobre la lona, se levantó como pudo y al dar por finalizado el combate fue trasladado a un hospital donde empeoró y pocas horas después declararon la muerte cerebral. Hague murió definitivamente cuatro días después a los 34 años.

Ahora la responsabilidad recayó sobre Braidwood quien dejó a Hague en esa condición, el boxeador iba a enfrentar varias acusaciones por homicidio que finalmente no serán tenidas en cuenta ya que no es responsable porque en deportes como el boxeo o las artes marciales mixtas existe el concepto de consentimiento. 

Tim Hague el boxeador fallecido

 

Los dos hombres que se subieron al ring para disputar la pelea profesional estaban dando su consentimiento a las consecuencias que pudieran sufrir, las condiciones en las que Hague fue noqueado están dentro de las reglas del deporte por lo que Braidwood es completamente inocente. 

Comentarios
Comentarios