Horas antes del inicio del partido entre Boca y Deportivo Cali, por el Grupo 3 de la Copa Libertadores, hinchas de ambos equipos se cruzaron en el Obelisco y desataron incidentes en la calle. 

Los fanáticos del Xeneize iban en caravana, mientras que los colombianos estaban en la plaza que rodea al Obelisco y el cruce fue inevitable. 

Hubo destrozos por todas partes, se tiraron piedras, palos y hasta los fanáticos del Cali se robaron una bandera que colgaba en uno de los micros de la gente de Boca. 

Comentarios
Comentarios