0

Los especializados en el tema recuerdan a Daniel Orsanic a fines de los´90 como un buen "doblista". Al punto de alcanzar semifinales en Roland Garros en las ediciones de 1997 y 2000. De la generación de Franco Davin y Alberto "Luli" Mancini, no tuvo la misma fama

Ahora, Orsanic, 48 años, valiosa historia de vida -su padre, Branko Orsanic, tenista croata, exiliado con su familia en medio de la segunda guerra en Europa; refugiados en la Argentina, ayudados por grupo de sacerdotes, ahora con el reconocimiento de sutil "estratega" de la hazaña.

Juan Martín Del Potro y Federico Delbonis, hijos de Tandil y Azul, respectivamente, lograron la célebre "Copa Davis", insigne "ensaladera" de plata que a la Argentina se le negó en otras ediciones. Incluso con tenistas que ocuparon lugares de privilegio en el ranking.

Guillermo Vilas y José Luis Clerc, 1981, Cincinnati, Estados Unidos, 5to y 6to entre los mejores del mundo. Aquella vez dos grandes tenistas no tenían la mejor relación. La leyenda cuenta que el tanto decisivo Argentina no lo ganó por desinteligencias en el saque estando 7-6

Tampoco funcionó la dupla argentina en la final de Mar del Plata, diciembre´08. David Nalbandián, por entonces, pugnó para que la final fuera a Córdoba y con Del Potro repitieron los desencuentros de Vilas y Clerc.

En el´81 ganó Estados Unidos y en "La Feliz" ganaron los españoles, el valenciano David Ferrer, Fernando Verdasco y Feliciano López, aún sin Rafael Nadal. Aquella vez se vivió la gran frustración. Orsanic todavía vivía lejos de la gran ilusión.

En la tierra de sus padres, Croacia, en los padecimientos de la segunda guerra en Europa, algo más de seis décadas después la gran consagración. Muy cerca de la emoción de su padre Branko, de 87 años. El amor por la vida y por el tenis. Por igual. Le dan hoy a Orsanic un lugar muy importante en la historia del tenis y el deporte argentino. 

0 · Comentarios