0

El juez federal Claudio Bonadio rechazó esta tarde enviar extraditados a los Estados Unidos al exsecretario general de la Conmebol Eduardo Deluca y a los empresarios Hugo y Mariano Jinkis, imputados en aquel país en la megacausa de corrupción en el fútbol conocida como FIFAgate.

El magistrado argumentó, entre otros motivos, que los contratos sospechados de sobornos entre dirigentes del fútbol fueron entre privados y por consiguiente no existió el delito de "cohecho", en el que debe haber participación de funcionarios públicos.

De Luca fue secretario general de la CONMEBOL entre 1986 y 2011, y los Jinkis, padre e hijo, tenían los derechos de transmisión televisiva de los partidos. 

Otros dos argentinos que están involucrados en el caso de corrupción mundial son Alejandro Burzaco, ex CEO de Torneos y Competencias y hermano del secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, quien está bajo proceso en los Estados Unidos.

Burzaco fue extraditado a ese país desde Italia, a donde se entregó tras permanecer 13 días prófugo. El empresario está alojado en un departamento después de pagar una fianza de 20 millones de dólares y no puede alejarse más de 80 kilómetros del lugar.

También está acusado José Luis Meiszner, ex presidente de Quilmes y ex secretario de la CONMEBOL, quien espera el juicio de extradición que debe realizar el juez federal de Quilmes Luis Armella.

0 · Comentarios