Diez barrabravas de Colón de Santa Fe quedaron detenidos esta noche como consecuencia de haber presionado a los futbolistas en el entrenamiento, llegando inclusive alguno de ellos a agredir al mediocampista Alan Ruiz, quien tiene previsto hacer la denuncia de lo sucedido ante Agremiados y desvincularse de la entidad sabalera.

En una semana que no deja de arrojar novedades negativas desde el campamento sabalero, una nueva página se escribió en la tarde de este miércoles cuando el plantel de Colón, que ahora comanda Ricardo Johanssen, desarrolló su entrenamiento en el predio del Sindicato Argentino de la Televisión ubicando en Arroyo Leyes, unos 10 kilómetros al norte de la capital santafesina.

A dicho lugar llegaron pasadas las 18 una treintena de hinchas caracterizados, integrantes de la barra conocida como "Los de siempre", quienes esperaron hasta el final de la práctica en la zona de ingreso al predio para tomar contacto con los referentes del plantel.

Los hinchas el capitán Jorge Broun acompañado de Alan Ruiz y su hermano Federico, principales víctimas del malestar que manifestaban las personas que llegaron al entrenamiento y recriminándole falta de actitud y de compromiso con la institución santafesina. En el caso de Broun, el arquero también fue increpado por el flojo nivel que viene mostrando el equipo, reclamando otro compromiso de cara al partido con Unión.

Luego de varios minutos de tensión, y de reiteradas amenazas vinculadas al clásico del sábado, el "encuentro" finalizó con los hinchas retirándose en los mismos autos particulares en los que habían arribado al lugar.

Comentarios
Comentarios