0

Boca y Central jugarán uno de los partidos con mayor tensión por los cuartos de final de la Copa Argentina, a tal punto que en la previa los directores técnicos y dirigentes se cruzan con todo tipo de acusaciones.

En este caso las declaraciones explosivas llegaron por parte del presidente en ejercicio de Boca, Royco Ferrari, reemplazante de Daniel Angelici, quien solicitó una licencia. 

"Se nota que Coudet jugó en River porque vive llorando, Lo único que pedimos es tener los mismos días de descanso que el rival", disparó el dirigente Xeneize, en diálogo con un programa partidario. 

Central pidió no jugar el 26 de octubre por estar muy cerca de la fecha del clásico ante Newell's, uno de los escoltas del torneo de Primera División que persigue al puntero, Estudiantes de La Plata.

Todavía no se hizo oficial una fecha para que se juegue el cruce por los cuartos de final, pero se estima que podría ser el 2 de noviembre en el estadio Mario Alberto Kempes, en la ciudad de Córdoba. Quien gane el partido se cruzará con Belgrano en las semifinales.

Boca y Rosario Central jugaron la final del 2015, envuelta en una polémica por los fallos arbitrales que perjudicaron al equipo de Coudet y que favorecieron a los dirigidos por Rodolfo Arruabarrena, entonces DT Xeneize.

La Copa Argentina 2016 es el objetivo de los grandes como Boca y River, que deben ganar si o si el torneo o se perderán la Copa Libertadores 2017.  

Mirá también: 

 

0 · Comentarios