Mientras el campeonato argentino está parado, dió comienzo  la Copa Argentina . En el norte argentino, más precisamente en la provincia de Salta, se disputó uno de los clásicos de la zona: Talleres de Perico (Jujuy) frente a Central Norte (Salta). En la ida, en la ciudad jujeña, había ganado Central Norte por 2-0, y en la revancha ganaba Talleres por 1-0. Hasta que todo terminó en una batalla campal.

El escándalo comenzó cuando Franco Sosa, ex jugador de Boca y Racing, salía de la cancha y un hincha le escupió la cara y le tiró un manotazo. "Perseguía a uno como para agarrarlo y los compañeros míos salen por atrás, salta uno de ellos, empieza a patear en el piso a un compañero mío (Argañaraz) que cuando cae se dobla la rodilla", contó el defensor, quien destacó la actuación de la policía: "Por suerte se movieron rápido".

Un jugador de Perico, en esa persecución, le pegó una patada a un hincha y Argañaraz, cuando cayó, recibió patadas de barras rivales. Y ahí entraron más hinchas a pelearse, hasta que la policía logró sacar al plantel visitante del campo de juego. Varios futbolistas fueron directamente a declarar por lo ocurrido.

En cuanto a lo futbolístico, la clasificación fue de Central Norte, ya que había ganado 2-0 el primer partido. Pero como ocurre siempre en estos caso, lamentablemente lo deportivo pasó a segundo plano. 

 

Comentarios
Comentarios